Falso amigo n.º 18: glove (inglés) ≠ globo (español)

glove (inglés) ≠ globo (español)

Glove es una palabra inglesa que no significa globo sino algo distinto. Unas cuantas pistas cinematográficas: en los 50, Marilyn Monroe lució un par de ellos de color rosa, espectaculares, en “Los caballeros las prefieren rubias”; en los 60, nadie los llevaba con tanto glamour como Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”; pero la revolución ya había tenido lugar en los 40, cuando Rita Hayworth se los quitó y se armó la marimorena. Sí, no hablamos de globos, sino de guantes.

En el mundo Mediterráneo atribuimos la invención de los guantes a Afrodita. Según parece, iba corriendo por el monte como una loca tras Adonis sin reparar en que las zarzas le estaban poniendo las manos en un estado lamentable. Cuando cayó en la cuenta de ello, la Diosa de la Belleza se puso de muy mala uva y aparecieron las tres Gracias para consolarla. Le inventaron al momento unos guantes para disimular semejante desastre y a partir de ahí se pusieron de moda. Sin embargo, los nombres con los que nos referimos a los guantes tienen otros orígenes. Los habitantes del Norte los utilizaban más por razones prácticas que por coquetería y los nombres que ellos les pusieron son los que han prevalecido. Los francos utilizaban la palabra germánica want, que ha dado lugar al guante español, al gant francés y al guanto italiano. Los vikingos lo llamaban glofi en nórdico antiguo, que pasó al inglés como glove.

El origen de la palabra globo, por otro lado, está en el latín. La palabra latina globus significaba esfera. Los franceses del Renacimiento pusieron de moda la palabra globe en el siglo XVI. En la época de los Descubrimientos globo pasó a significar planeta Tierra, así que fue trending topic global. La palabra se vino arriba con los hermanos Montgolfier y su Globe aérostatique y fue englobando más y más significados. En España, cuando se popularizó su versión en miniatura como juguete infantil, también se le llamó globo, pero en buena parte de los idiomas del entorno el nombre se iba desinflando ante otra familia léxica. Al globo de aire se lo llama balloon en inglés, ballon en francés, balão en portugués o palloncino en italiano. No son ni palas, ni palos, ni balas, ni balones; son globos. Dios mío, cuánto falso amigo, se acumula el trabajo.

Quizá también te interese:

rousse (francés) ≠ ruso (español) avocado (inglés) ≠ abogado (español) alt (alemán) ≠ alto (español)

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *