Falso amigo n.º 48: pan (inglés) ≠ pan (español)

Pan-panUna de las cosas de las que más nos quejamos los españoles en el extranjero es la comida.  En concreto, se oye mucho la frase: “es que comen sin pan“. El idioma español tuvo su origen en el ámbito de una cultura mediterránea donde el pan ha sido un alimento básico sin el cual no se entendía la vida. Hasta hace no mucho, el pan era un elemento indispensable para disfrutar plenamente de una salida al campo, para celebrar una misa y para hacer un viaje en tren de más de dos horas. En cualquiera de estos ámbitos, el pan siempre acababa siendo compartido. No era sólo un elemento nutritivo, sino un que tenía un valor fuerte simbólico que representaba la solidaridad y la fraternidad. El compañero (cum+panis) es, etimológicamente, aquel con quien se comparte el pan.

No es extraño, por lo tanto, que acabemos echando en falta este icónico elemento cuando éste falta en nuestra mesa. En tal caso, tendremos cuidado de no decir: “Can you bring me the pan, please?“, porque nos mirarán raro, pensarán que el filete no está en su punto y nos traerán la sartén. Y es que el falso amigo del pan castellano es the pan; en inglés, la sartén. Parece ser que la palabra pan inglesa tiene que ver con el latín patina (=patena), que es precisamente donde se coloca el Pan en la Santa Misa. Este vocablo, que en su momento significaba plato, debió de pasar sobre los siglos IV o V al ámbito germánico y de él derivan los actuales pan inglés y holandés y Pfanne alemán.

Así que ya sabemos: en castellano está bien llamar al pan, pan y al vino, vino. Pero, en inglés, al pan… mejor bread.

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *